En este caso tuvimos un briefing claro, nos enfrentábamos a tres premisas claras:

  • Las personas que padecen vejiga hiperactiva se ven muy condicionadas en su día a día.
  • Los médicos tenían que tener claro que Kentera era un medicamento de primera línea y que tenía muchos menos efectos secundarios que los de la competencia.
  • La presentación de Kentera en parche transdérmico hace que sus datos de eficacia y seguridad, lo conviertan en el producto de primera elección para el tratamiento de la vejiga hiperactiva. 

Por eso, pensamos en las personas que padecen esta enfermedad, y no necesitaban ni más ni menos que Vida. Poder disfrutar de unas vacaciones, de un sueño reparador e incluso de su trabajo.